19.12.08

Disculpen la tardanza...

... pero fuimos invadidos por los suecos. Olvídense de Abba, de Volvo y de todas las referencias pacíficas y seguras que conocían: no hay cosa más difícil de controlar que una sueca neurótica fuera de sí. Bueno, tan fuera de sí como puede estarlo una sueca neurótica (que en realidad es mucho pero poco... pero ahorita les platico).

Sí, estoy hablando de trabajo. Ahorita ya tengo 19 días en la nueva agencia, y la mera verdad es que no me puedo quejar todavía. Mi jefe me cae rete bien, mis compañeros de trabajo son muy distintos entre sí pero no hay un solo pendejo en la oficina (¿se imaginan una oficina sin pendejos?) y aunque hay un chorro de trabajo, la mera verdad es que creo que este ritmo y poder intercambiar ideas con gente ya me hacía falta.

Por lo pronto, los personajes centrales son Chato, quien a partir de enero se transformará en el junior a mi cargo; Maro, una compañera que me conoce mejor de lo que yo la conozco a ella a base de pura referencia cruzada (aunque eso ya se los había platicado, creo); M&M, una socióloga peculiar y encantadora con quien tengo el cumpleaños en secuencia; Belle, quien estuvo *así* de cerquita de ser mi junior pero siempre no; Cid, que, como su nombre lo indica, es un campeador... Ya iré platicando sobre de ellos y las historias locales con más detenimiento... Aunque me voy a saltar la historia de la comida de mi área y los desfiguros que ella implica...

El caso es que no he parado. Hemos tenido estudios día tras día tras día tras... bueno, ya entendieron. Esta semana hubo dos. El primero de ellos fue el que involucró a una suequita que nos habló a Chato y a mí diario durante las dos semanas previas al proyecto. Llegó 6 horas antes de su estudio a tener una reunión, acompañada por Björn el vikingo (sueco prototípico: 2 metros, rubio casi albino, ojos azul transparente, sonrisa suave). Ella se veía morena, delgadita, alta, de enormes ojos inocentes, linda sonrisita de esas huidizas... y un bigotazo que logró desenamorar a toda la oficina. Sí, Anni-Frid resultó ser una mujercita mona, pero terrorífica.

Es que no saben el nivel de control que puede ejercer un par de suecos. No gritan, no se enfurecen, pero presionan "amablemente" hasta que te hacen ceder o terminan con tu cordura. Así viví 3 días, entre ellos mi cumpleaños (en el que no comí y salí de trabajar a las 10.30 de la noche). Terminé agotada física y mentalmente, con tres días de maldormir y malcomer a cuestas. Eso sí, vienen de regreso en enero... y reforzados. Ya prometimos no volver a mencionarlos hasta un par de semanas antes (o sea, de aquí a inicio de año).

Lo bueno es que esta semana terminó bien, con un estudio muy padre (digamos que entrevisté a gente que me subió el ánimo y me dejó con la impresión de que se puede ser hermosa siempre y cuando uno lo quiera) y que descubrí que, por perra que sea la circunstancia, si el conflicto me sobrepasa mi jefe estará ahí para obligarnos a resolverlo, ¡ja!

El cumpleaños
Estuvo, sinceramente, de poca madre. No me refiero al mero día (ya les conté que los suecos me tenían prisionera), sino a la fiestita. Mucho borracho contento. Gente que tenía mucho rato de no ver (como mi primo, mi excuñada a la que quiero harto, excompañeritos profesores, y la súper sorpresa de los prófugos europeos que regresaron sin avisar) . Tres o cuatro regalitos que me pusieron rete contenta. En general, creo que todo mundo se divirtió mucho, que es de lo que se trataba la cuestión. Además, Lord Vader pagó sus culpas a palos y, aunque cuando la gente oye "piñata" dice "¡qué teto!" lo cierto es que nadie se negó a ganar dulces, cigarros o condones, ¡ja!

En general, mucho mejor que mis primeros XV.

P.D.: Hoy nos tocó ver al naco del chef Oropeza estacionarse en una esquina prohibida en la Condesa, tan campante él. De esos idiotas que creen que porque traen un Mercedes Benz rojo y salen en la tele, la grúa no les va a hacer nada. Bueno, ojalá que sí se lo hayan cargado. Si no por ser de los nacos que se estacionan en esquina y no dejan subir a las banquetas ni a pie ni en silla de ruedas, si al menos por ser pésimo chef, ver jitomates como si no supera que hacer con ellos, y usar una chamarra de piel pitera que intenta ser rockera...

3.12.08

Se los dije...

Pues sí. Después de que yo presumía que mi libérrima relación con la Agencia Fantasma era lo de hoy, y que yo estaba bien feliz de ser dueña de mi tiempo y tal, pues ¡tómala! Por habladora me pasa lo que me pasa.

Resulta que tuve un momento de debilidad... y pasó un galán con acento británico y me guiñó el ojito. Y ahí voy. Me dijo que si me animaba a formalizar con él, me iba a poner casa, me iba a dar vestido y sustento. Que le gusta la gente curiosa y con sentido del humor. Y sobre todo, que me iba a dar el gasto todos los meses (no recuerdo si les conté, pero mi único problema con la Agencia Fantasma es que han llegado a tardarse hasta tres meses tres en pagarme... y se podrán imaginar que no es bonito). Pues que después de apresuradas negociaciones, en la segunda cita me preguntó si ya podíamos firmar contrato y empezar una bonita relación formal. Yo no hallé "pero" que ponerle a su proposición, y que dejo todo y que me voy con él.

Así pues, desde hace ya un par de días soy propiedad exclusiva de Agencia Grandota. Estoy en una oficina desde las 8.30 de la mañana y hasta las 6 de la tarde (dicen que a veces más tarde... a mí todavía no me toca, está bien). Los viernes entramos un poco más tarde y salimos más temprano. La gente de mi área está chida, todos son muy jóvenes y el ambiente se siente muy relajado entre todos (que no en el nivel laboral, que conste... Se ve que eso seguirá siendo mi fuente favorita de gastritis de por vida)...

Es raro, porque resulta que una de mis compañeras de trabajo es hermana de un excompañero de la secundaria (uy, la secundaria) y además su galán trabaja en la agencia de Medusa. Es muy extraño que alguien tenga tantos referentes semejantes a los míos... Corrijo: es curioso que alguien tenga tantos referentes sobre mí. Mientras no se acuerde (oh, por Dios, que no se acuerde) de lo tetísima que era yo en la secundaria... Por lo pronto, ya me dijo que le recuerdo cañón a mi exjefa y mentora recién recobrada como amiga, y que ella fue una recomendación muy fuerte para que yo viniera a dar aquí.

En fin, que lunes y martes se me fueron en capacitaciones. Hoy ya estuve instalada todo el día en mi lugar, con una computadora, red, mis libros (no todos, no caben) y Lord Chancho Tocino von Sauerkraut instalado y muy vigilante (como siempre) en un punto desde el cual pueda tener visibilidad (es mi cerdo-tótem). Además, mi jefe es un tipo listo (eso está muy bien) y ya me recomendó un par de libros para la tesis de la maestría (sí, mi juguete rabioso). Por supuesto, mi maestro el no-doy-una ya los desaprobó (que muy aburridos y técnicos, le dijo a mis compañeros), pero mi asesor de facto de tesis y mis compañeritos de maestría y yo hemos creído que son grandes recomendaciones...

Puntos extra: las capacitaciones son muy claras. La gente que trabaja aquí es casi toda muy joven. Está en la lista de Great place to work (cosa que no puede decirse de ninguno de mis anteriores lugares de trabajo, no importa cuánto los haya disfrutado o detestado). Se acostumbra trabajar en equipo. Nadie anda de traje. La única persona de mi área que no anda en jeans soy yo, jaja.

En fin. Ahorita todo es luna de miel. Cuando empiecen los cates, bitter no dejará dudas al respecto... pero por lo pronto creo que tomé la decisión correcta. Seguiremos informando, no se despegue de este blog.

1.12.08

Quería...

Quería escribir un post sobre mi cambio de trabajo, el asunto de haber descubierto Galerías Lagunilla ("el lugar para ti") y mis emocionantes dos semanas anteriores. Pero ayer en la tarde empecé a toser, ayer en la noche a sentirme fatal, y hoy de plano me han diagnosticado faringoamigdalitis aguda. Emocionante. Eso no quita que haya ido a trabajar (ni modo que ausentarme por enfermedad en mi primer día), pero ahorita que ya empecé a tomar medicamentos me siento como si me hubiera pasado un elefante por encima.

Así pues, ni modo. Esperen próximas noticias al final de la semana...

17.11.08

Lectura en vivo

Sobreviví a mi hazaña. La verdad es que aquello era el último refugio de los ilustres, uno de esos sitios en los que todos se conocen de tiempo atrás y van a apapacharse mutuamente. Yo llegué de newcomer, con la única consigna de leer mis chunches y divertirme harto. Creo, eso sí, que lo más divertido ocurrió en el transcurso de la semana, con R transformado en mi editor, corrector de estilo y amoroso lector. Yo que le tenía tanto miedo, me descubrí siendo más crítica que él con mis antepreproyectos de borrador en sucio para poemas (jaja) y desechando cosas que, cuando pasaban por sus ojos, recibían un "¿Por qué no me diste éste? Yo lo veo bien..."

Total, tres noches de pulir textos, buscar nuevas metáforas, encontrar una voz y el modo de hacer que unos textos acompañaran a los otros. Heroicamente, logré juntar 15 poemas. Leí como 13, de los puros nervios. Al fin y al cabo, nadie de los que estaban (estábamos) ahí íbamos en realidad a escuchar nada, sino a decirnos frente a otros.



Me divertí. Valoré un poco más mi capacidad de escribir. Además, entendí finalmente que esto no se trata de ser JE Pacheco, ee cummings o Pessoa, sino más bien de disfrutar el saborcito del lenguaje. Escuché cosas fatales y otras no tan malas, aunque definitivamente ahí ninguno de nosotros era el próximo Octavio Paz :D. Eso sí, gocé los diez minutos de "El poeta enmascarado".



No planeo repetir la hazaña... lo que sí pienso hacer es volver a escribir poesía... y empezar a alterar ese poema de Juan de Dios Peza para hacerlo sonar emo. ¿Alguien gusta?

P.D.: No se pierdan el siguiente y apasionante post, sobre cómo se gestó el anuncio del chef y las hamburguesas... Pero para eso necesito más tiempito.

7.11.08

Paren el mundo, me quiero bajar...

Ah, para semana intensita. El jueves pasado mi jefa me preguntó que cómo andaba porque a lo mejor había un estudio esta semana, que le digo "bien, no hay tox, sólo tengo comprometidos el martes y el jueves en la tarde noche". Pues que me confirman el viernes que hay entrevistas el martes... y el lunes a medio día me dicen que no, que el miércoles... y cuando ya planeé el día siguiente pa' holgazanear, me llaman y me dicen que siempre sí, empezamos el martes a las 8.30 am.

De ahí en adelante todo ha sido andar en la loca. De plano el miércoles fui suficientemente hazañosa para despertarme a las 7 am, ir a aplicar entrevista con paseíto a las 9 am, recibir una llamada para decirme "que siempre no, que ahora a las 10", largarme a desayunar y buscar el periódico a un Sanborn's, regresar a hacer entrevistas con paseíto a las 10, a las 11, a las 12, a la 1, a las 2, a las 3 y a las 4... y de ahí pasar al super a comprar la arena de los gatos, y ver la máquina de coser china con la que quiero empezar un proyectito y comprarla y facturarla, y justo al llegar a la casa recibir una llamada de R diciéndome que los Zetavés necesitan nuestro apoyo para ensobretar y encartar, que nos vemos a las 8.30, de ahí a la imprenta, encarta encarta encarta encarta, ensobreta ensobreta ensobreta ensobreta cierra cierra cierra cierra cierra hasta la 1 de la mañana, y por supuesto cenar tacos.

Al día siguiente, tenía que redactar el informe de las entrevistas con paseíto, pero entre el cansancio y que tenía que ir a pagar la luz y el agua y el teléfono y que tenía ganas de leer y de ver tele y que además hay que ir a que me hojalateen la actitud y que era el día esperado desde hace un mes (en realidad desde hace años, pero ahorita les cuento), pues nada, que perdí el tiempo miserablemente y no avancé gran cosa durante el día. A las 5 de la tarde ya tenía que estar trepada en el metrobús para bajarme en... Parque Hundido, que yo ni idea tenía de que estaba cerrada (y entonces agárrate un taxi para llegar medio a tiempo a terapia) y luego otra vez a caminar para tomar el metrobús y bajarse en Altavista. Y a caminar de nuevo, por una muy buena razón: llegar a las 7.30 pm a Gandhi MAQ:




Fui algo así como la groupie más feliz del mundo escuchando a Juan hablar de futbol, de cómo está eso de escribir géneros distintos como una herramienta contra la dispersión. Además, le pedí que me firmara el libro rete consentido: De eso se trata, que tiene unos ensayos muy sabrosos sobre literatura y escritores y lecturas... Es un tipazo, o lo que es igual, me lo llevo.

Salimos de ahí nomás porque ya nos corrían, fuimos por café, chocolate y un churro relleno de dulce'eleche... y fue sentarme a las 11, emocionada y con el cerebro en otra cosa, a pelear con el reporte. Esa pelea a muerte duró hasta las 3 de la mañana, conmigo como pírrica vencedora. Y hoy, pararnos a las 7.30 porque había que estar en fckn Santa Fe a las 10 de la mañana... y estar atrapados UNA HORA en el tramo de Constituyentes que abarca el panteón de Dolores. Llegue a las 11 a mi junta... la ventaja es que hoy no era con mi jefa (que se habría estado trepando por las paredes), sino con la Consultora Historiadora que es una mujer lista, de muchos arrestos y sensata, así que empezó sin mí y luego hicimos el relevo australiano.

Salimos de Santa Fck como a las 12.30, lo que indica que llegamos a la oficina a la 1.30. De ahí a casita, a comer y luego quedarme dormida hasta hace unos 30 minutos.

¡Uff!

Ya ahorita lo que corresponde es preparar una clase sobre mi tema de tesis, para explicarle a mis compañeritos en dos horas por qué la investigación cualitativa en publicidad es la neta, cómo funciona la evaluación de estímulos visuales y cuál es el interés de tener una herramienta metodológica netamente mexicana y demás. Fancy, ¿no?

Y el post scriptum: Ya tengo hora y fecha para lo del maratón de poesía... jueves 13 de noviembre, 9.50 de la mañana. Si no les altero mucho el horario, anímense a ir a Donceles 66 a escuchar lo mala poeta que soy. Prometo que al menos trataré de ser una lectora chistosa...

3.11.08

Bridezilla atacks!!

Ya estoy de regreso. Fui a una boda el fin de semana, en la que de pronto parecía que me iba a resultar terrible, pero acabó siendo una tarde muy divertida con amigos distintos a los de siempre. Bridezilla atacó en Cuernavaca, y la verdad es que desde la llegada a las 2.30 am a la casa del tío de mi amiga, después de perdernos y de descubrir que acá la brillante de mí olvidó el teléfono en el DF, no augurábamos un fin de semana muy brillante. Gracias a Cina, al Conf, al Dr. Vitamini, al Cachucho mayor, su simpática acompañante y a la capacidad que tenemos R y yo para el relajo, no lo fue.

En realidad nos reímos mucho, bailamos algo, caminé descalza en la fiesta de jardín, clavé un cuchillo en la tierra —haciendo gala de mis supersticiones—, superamos el ataque de Bridezilla con relativamente pocas bajas y nos dimos el lujo de ir a comer el domingo a Tepoztlán.

Uno de mis temas recurrentes es la divergencia que hay entre mis amigos de antes y mi yo de ahora. Diría el tío R (que no mi R): "juntarme con los amigos de mi edad me deprime... sólo hablan del pasado... Por eso me junto con ustedes". Pues así, pero 30 años antes que el tío, he descubierto que la gente con la que conviví durante la universidad es la misma. Yo ya no. Y en vez de azotarme, actué en consecuencia. Tuvimos un fin de semana agotador, pero maravilloso.

Bridezilla fue la última de mis amigas de esos tiempos que planea casarse, y lo hizo por todo lo alto (ahí se ganó el apodito). YA saben: LA iglesia, EL jardín, EN PROVINCIA, lista de regalos en todas las tiendas, triple RSVP, "no quiero recuerditos en mi boda", "la peinadora llegó tarde y yo me fui", "escojo mis padrinos y madrinas, los uniformo y luego no los dejo opinar respecto a ningún detalle" (por ejemplo, Cina era madrina de ramo... y no vio el ramo nunca. Yo le dije: "será de gerberas naranjas". Le atiné). Uf.

Lo bueno fue que después de toda su histeria, parece que al final disfrutó mucho su festejo. Al fin y al cabo, "It's my party and I'll cry if I want to". Yo, lo admito, vi toda la boda con una cierta especial cara. Me puse más cariñosa con R. Al final, le dije por qué:

"Gracias por aceptar compartir tu vida conmigo sin necesidad de tanto show".

Sí, hoy estoy feliz.

29.10.08

Hijodepu**ces del diario...

Sí, haciendo eco de la etiquetita de Aline, hay "things that make you go chale", y me acaba de pasar una de ésas.

¿Recuerdan que recién hace unos meses renuncié a la "augusta institución" (ja) en donde fui docente por dos años? ¿Y recuerdan que estoy estudiando una maestría en ese sitio? ¿Alguna vez les conté que estaba yo becada por ser docente? (¡Con el 50%! ¡Figúrese usted!)

Bueno, cuando renuncié la cosa fue muy tersa (y por lo visto, yo muy ingenua). Me dijeron que sí, que no había tox, que no querían que me fuese, pero que yo pidiera la beca y que ellos me darían el mayor porcentaje posible. Ah, repeat after me: "idiota, idiota, idiota".

Resulta que, además de tardarse 2 meses en resolverme lo de si me daban la beca o no (digamos que estoy en clases desde finales de agosto... y el papel me lo entregaron el sábado pasado), ahora resulta que "sólo me pudieron dar el 10% de beca". Pretexti-razones hubo muchas: que si no se inscribieron nuevos alumnos y por eso no pudieron aumentar el porcentaje destinado a becas; que si se hizo todo lo que se pudo y que si el cuatrimestre que viene me tratarán de dar más (éste es el penúltimo fckn cuatrimestre), que si la manga del muerto y mi abuela en bicicleta. También me dijeron que "es que como ya no eres docente..."

Total, que de pagar razonables $2,050 por una maestría que está resultando ser bastante mediana (agh, está bien, con todas sus letras: de una mediocridad rayana en falta de interés) ahora me meten en el brete de pagar... ¿Cuánto es $4,100 menos $410? Ah, sí, $3,690 (3,700 pa' fines presupestales). Mta...

Como bien dice uno de mis cuates: "No mames, te dieron de beca la pinche propina".

Eso me pasa por creerles. Pendeja de mí... Me parece una forma baja de presión para que regrese a seguir dando clase. Para colmo, me enteré de que mis materias favoritas (sí, again, las de semiótica) las está dando el sujetillo que se apañó el puesto de coordinación que me habían prometido (con eso de que el sujetillo sabe de todo... No mamar). Total, que de bajeza en bajeza andamos.

Por supuesto, NO REGRESO. Ahora menos que nunca. Con esos pinches modos, ¡a chingar a su madre! Pienso acabar la maestría (ya me faltan mugrosos 6 meses para terminar y conseguir un título que le haga más honor a mis manías), a ver de dónde saco el dinero. Acá en la casa ya estuvimos haciendo cuentas... habrá que apretarnos un buen, pero tengo que sacar ya esta fregadera a como dé lugar, para poder cerrar ese ciclo y mandar a la fregada a esta gente tan poco ética, tan ventajosa y tan hija de la retiznada.

Ah, estoy furiosa. Sobre todo porque me caga actuar de buena fe y que el mundo me recuerde que está lleno de hijos de puta. Seguiré extrañando a mis exalumnos, pero ni pedo. No les voy a dar el gusto, ni de regresar, ni de darme de baja (aunque ya les di la satisfacción de verme llorar del coraje y la frustración... no aguanté y se me salieron mis lagrimitas... me sentí terriblemente babosa cuando me vio alguien que no tenía que verme, en fin).

Definitely, "things that make you go chale"...

22.10.08

De unas cosas y de otras.

¿En qué andábamos?

Pues sepa. Estoy segura de que después del "sanforizado" empecé un post que no estaba tan mal, pero no lo guardé y por lo tanto se perdió en lo más oscuro y recóndito de mi cabeza. Ahorita traigo un montón de cosas que platicar, pero habrá que organizarlas:

de concierto...
Pseee... yo también fui a ver a Calamaro. Desde la adolescencia y "Los Rodríguez" que estaba esperando verlo en vivo, y la verdad es que no me decepcionó. No importa si no escuché "Media Verónica" en concierto, esa energía que recorrió el Auditorio de arriba a abajo es una cosa glorioooooosa. Ver a Calamaro tambaleándose y tirar el micro y escucharlo cantar tango y volver a bailar "Sin documentos" como cuando tenía 15 (media vida...) no lo cambio por nada.

Además, tuvimos pretexto para tomar un multipospuesto café con la señorita IZ, a quien le debo un par de bibliografías (Bartleby, el escribiente de Melville, y Bartleby y compañía de Vila-Matas). La experiencia fue muy buen y habrá que repetirla en alguna ocasión, aunque sea sin Calamaro de por medio, ja.

de libros y lecturas...
El círculo de lectura va chido. Soy fan del alemán que es fan del futbol y de Villoro, y en general mi papel en el círculo consiste en hacer los comentarios que le dan risa a todo mundo. ¿Qé culpa tengo yo de ser cagada? Ahora ya hasta propuse algunos textos para la última sesión, a ver qué pasa.

En el entorno bibliográfico doméstico... he descubierto que mis libros se reproducen como conejos. En serio... Ahora que estoy intentando acomodarlos por temas (ya ni siquiera por autores, sólo por temas) lo único que he logrado son múltiples cerros de libros y 4 libreros llenos... todavía no hasta el tope, pero en vías. Ya tengo miedo de hacer inventario, aunque conseguí un programa con esas intenciones (como diría el Z-nat, "¡Qué ñoña!") y planeo hacerlo en algún momento...

de la maestría...
La mera verdad, ya nada más estoy esperando a que el tiempo haga su chamba. Entregué mi capítulo 1 de la tesis el fin de semana pasado y estoy verdaderamente orgullosa de haberlo (casi) terminado. Claro que después de terminarlo me encontré con otras bibliografías que me interesa agregar y demás, pero para iniciar es un buen esfuerzo.

En las otras materias... digamos que tengo una bien emocionante —en la que estoy haciendo estudios sobre expresión corporal y vamos a construir títeres y demás— y otras dos que ni fu ni fa. Es más, en la materia de las 7 de la mañana, el excelso profesor ha decidido "ponernos en contacto con la web 2.0" y para esos menesteres haremos algo inusitado, nunca antes visto: crearemos un blog! No'mbre, si esto de estudiar una maestría me está cambiando la vida. Ja. Como bien dice mi compañero de banca "somos unos ñoños desmotivados".

de lo demás...
Ayer, rumbo al metrobús que tomo para ir al círculo de lectura, me caí. Ah, que tonta me sentí... total, que me hice un agujero grande en la rodilla derecha, y me fastidié ligeramente la muñeca izquierda. Eso es lo que pasa cuando caminas sin voltear a ver el piso y por lo tanto no ves un leve desnivel en el pavimento... ¡Aterricé como costal! Aunque en realidad la escena debe de haber sido muy cómica, y si pienso en cómo reboté y los lentes salieron volando... jijiji... ¡auch!

y proyectos tontos.
Resulta... que en Donceles 66 convocaron a un maratón de lectura de poesía. Único requisito: sentir que lo que escribes es poesía. Pues... que me inscribo. Todavía no sé a qué hora me toque (eso se resuelve hasta que sorteen el orden, cosa que ocurrirá el 6 de noviembre), pero ya sé que en algún momento entre el 12 y el 13 de noviembre tendré 10 minutos para leer... ¿qué? ¡Eso sí que no lo sé! Textos míos, a fuerza... pero no sé cuáles... Ya me entró el ataque de autocrítica, del tipo "si escribes puras mamadas, ¿qué otra cosa vas a leer?" y me empecé a morir de nervios en cuanto le di "send" al correo, pero ahora me friego, ¡malditos ataques de exhibicionismo! En fin, que ya veré.

11.10.08

"sanforizado" es una de mis palabras favoritas...

... y este es un sitio que tienen que visitar para entender qué quiere decir y de qué época es (ahora cuando la ocupo en mis chistes rápidos nadie la entiende, buh)

sr. mexicant vintage ads: Sanforizado

8.10.08

Lectura redonda

Pues les cuento que me inscribí a un círculo de lectura. Ayer fue nuestra primera sesión para leer Dios es redondo, de Juan Villoro. El grupo está conformado por gente peculiar: una pareja de alemanes (marido futbolero y mujer racionalista), un R que también trabaja en cosas de educación y cultura y que no es mi marido, dos o tres psicólogas, casi exclusivamente mujeres. Mujeres leyendo de futbol.

Yo me inscribí dada mi incorregible condición de groupie de Villoro. Había leído sus columnas, y cuando R me prestó Safari accidental me volví fanática perdida. De ahí vinieron Palmeras de la brisa rápida, El testigo, El disparo de argón, Los culpables... Vamos, que no me lo he leído todo, pero sí con gran energía. Me cae bien por su manera de transformar la literatura de buena calidad en una plática sabrosa, y de hablar de temas serios y no tanto con la misma claridad de ideas.

En fin, que por fin estoy haciendo algo por aprovechar mi "tiempo libre". Ya es contaré cómo se va poniendo el asunto. Por lo pronto, para la próxima sesión tenemos que escribir una obra de literatura fantástica en tono de crónica: lo que ocurre el día que México gana el Mundial de futbol. ¿Me dará para tanto la imaginación?

1.10.08

Guadalajara, primer mes, proyectos y otras azotadeces.

Fui y vine de Guadalajara, y todo bien, sólo que muy cansado: eso de que te tengan en el avión 4 horas en vez de una no se lo recomiendo a nadie... Y es que resultó que no podíamos aterrizar porque "hay un bache de 7 metros en la pista de aterrizaje" ¿¡Qué!? Nos llevaron a Vallarta, cargaron el tanque del avión y nos volvieron a regresar a Gdl sin pena ni gloria, pero hechos chilaquil, acalorados y cansados de tanto estar sentados. Uf. Ya lo demás fue lo de menos, aunque ni tiempo hubo para echar una torta ahogada, o visitar las famosas Karnes Garibaldi que tanto me gustaron la vez pasada... En fin.

R y yo nos hemos dado cuenta de que sobrevivir al primer mes juntos fue mas fácil de lo que parecía, aunque haya mucha ropa que lavar (es mi máximo descubrimiento de casada: los maridos ensucian mucha ropa, jaja). Tengo un montón de trabajo en la Agencia Fantasma, estoy preparando dos reportes que tengo que entregar esta semana (uno más interesante que el otro, pero no les voy a decir cuál es cuál). También estamos tratando de echar a andar un proyecto más, aunque el que anda mucho más en eso es R (yo nomás lo miro y lo escucho y aporto una idea de vez en cuando). Esperamos que jale, ya ven que eso de inventar cosas andamos muy buenos, pero como lo de la ejecución requiere tiempo, siempre es ahí donde nos atoramos.

La nota divertida la puso, para variar, la maestría. Resulta que ya me asignaron proyecto de primer parcial en mi materia favorita: construir un personaje en materiales textiles o con textura, y crear un pequeño cortometraje con él (again, sin usar palabras). Yo, por supuesto, fascinada con la idea: "Voy a hacer un títere" me digo; en ese momento me cae el veinte de que la ex de R, justo antes de que terminaran, decidió dejar atrás su profesión para dedicarse... ¡a titiritera! Se podrán imaginar mis carcajadas. Nadie en el salón entendía qué pedo conmigo, pero a mí me parecía comiquísimo. Total, que ya le advertí a R que en este mes, en cuanto termine con la chamba, me voy a poner a hacer títeres, así que mejor que se vaya preparando psicológicamente... Ah, qué risa.

La familia ya va bajándole al azote. Espero que en un par de meses ya pueda yo decir "ya están de pelos", pero supongo que eso de la hija arrejuntada casi por sorpresa no es nada fácil para una familia bien del extraño mundo conocido como Satelandia (ja). Hoy, por lo pronto, fuimos a cenar los dos con mi apá y con mi carnal, y todo estuvo bien, bastante divertido, de hecho. Mi hermano es un botarate muy chistoso, y hoy de plano me encantó verlo en estado de "le voy a llevar bisquets" y "ya vámonos que quedé de estar temprano en su casa". Uiuiuiuiuuuuuiiiiuuuuu...

Extraño escribir opiniones, inquietudes o temas trascendentes. Últimamente mi vida cotidiana le quita energía a ese asunto de cavilar con llamas incluidas. La gran ventaja es que ahora sí, ya tengo tiempo de leer, y lo estoy retomando con gran energía. En lo que va del mes, he empezado 4 libros en absoluto desorden:

  • El amor en los tiempos del cólera, que me leí completo, por fin, en Guadalajara (de eso sí me dio tiempo)
  • La dimensión oculta, de Edward T. Hall (que está buenísimo en el asunto de teoría del comportamiento... hasta miedito da, jeje)
  • Ícaro, de Sergio Pitol (es una antología, y trae textos que ya han salido en otros lados... pero igual es una joya y no estuvo nada caro)
  • De eso se trata, de Juan Villoro (son ensayos literarios... A Juan hay que leerlo, no hay de otra. Es como tener un amigo que no te conoce pero te platica como si te conociera. Lo amo, soy su fan y ya me inscribí al círculo de lectura de "Dios es redondo" nomás por disfrutar de otros fanáticos del fucho y/o de Villoro)


  • En fin. Hasta ahí mi vida. Lo demás es silencio...

    22.9.08

    Me voy de viaje...

    ... les encargo el changarro (y al chaparro, ja). No le abran a nadie. Si pasa algo digno de mención en Guardalajarra, les aviso, aunque dudo que con el horario maravilloso tengamos algo que contar que no sea estrictamente laboral...

    Además, estoy preparando mi tarea de la maestría: una exposición, sin palabras, sobre mi concepto de belleza. ¿Dónde dejé mis pinturas de payaso?

    Ah... y avanzar con la tesis... ¡Qué mello!

    18.9.08

    Todo cambia

    Siento como si tuviera meses sin actualizar. La verdad es que no hace ni un mes, pero han pasado muchas cosas en el intermedio... como ya les conté, R. y yo estamos en la aventura de vivir juntos y no sacarnos los ojos en el intento; los gatos andan más o menos en lo mismo y la mudanza, definitivamente, ha podido más que nuestros esfuerzos (ja). Bueno, en ese sentido R. va mejor que yo: ya se construyó un librerito de pared a pared, ya lo retacamos de libros, ya hizo razzia de aquellos que podían conseguir un nuevo hogar... Yo todavía tengo mi despacho vuelto bodega, lleno de cajas y bolsas de triques que más bien hay que procurar dejar cerradas y enviarlas directo a algún otro lado. Miedo.

    Además, seamos realistas: mis familiares no están muy contentos con mi decisión, así que ha sido cosa de mediar un poco, alejarse otro poco, agarrar el genstein (genial invento de aquellos ayeres, el descubrimiento del "gen judío" que nos debería de valer el Nobel, jajajaja) y por lo tanto ahogarme en mis culpas y decir "debería..." y luego recordarme que "debería" ni madres... Que ya habíamos hablado de ese "los quiero mucho, pero mi vida es mi vida" y que eso es cierto, que yo soy yo. Diría mi terapeuta (ya sueno como mi exjefa, ja) "Tu eres tu propio anhelo, el de nadie más". Y pues sí.

    La verdad es que la cosa va bien en el asunto nueva casa, nueva pareja y 2 gatos. La maestría vuelve a empezar el próximo sábado, así que ya se me acabaron los fines de semana de dormir. He prometido que estos dos últimos cuatrimestres tengo que llegar a clase de 7 de la mañana, así que tendré que hacer milagros para despertarme. De todos modos, si me organizo adecuadamente, seguro que podré con todo (ese es mi leit-motif eterno, jeje).

    El trabajo en marcha, aunque me deben todo el dinero del mundo en la Agencia Fantasma. El próximo martes vuelvo a salir de viaje por trabajo por primera vez en algo así como 2 años (el último fue éste). Aunque será sólo una noche fuera, de entrada por salida, me emociona la idea. Ya veremos si no me envían sin pagarme y sin viáticos, que eso sí sería terrible... ¡Ya, por piedad! ¡Alguien avísele al doctor que la gente no puede vivir diamorrr!

    Y ya. Al menos en lo privado.

    Del lado público (que desde que este blog inició ha sido dejado sistemáticamente afuera, porque ese es el sentido de este espacio). No puedo dejar de comentar la tristeza y la angustia que me produce todo el asunto de Morelia. No sólo porque una de mis mejores amigas sea de allá, sino por todo lo que implica para la gente común, para los "ciudadanos de a pie". Por el clima que genera.

    Hago eco de Lippmann: "Donde todos piensan lo mismo, ninguno está pensando mucho". Yo, por lo pronto, prefiero no pensar. Y no quiero entrar en discusiones de política, gracias. Sólo un minuto de silencio por lo que fue y ya no será.

    29.8.08

    Casi...

    Ya casi terminamos. El depto anterior ya está casi vacío. Ya casi termino de desempacar los tiliches de cocina y comedor. Ya casi tenemos cama. Ya casi funciona el boiler.

    :)

    La verdad es que podría andar en la terrible neura, pero no. Más bien estoy clavada a disfrutar el proceso de empezar una vida nueva, aunque implique hacer trámites de hora y media (como cancelar el contrato de luz) o bañarse con agua semifría. Como me dijo la terapeuta, la tentación de amargarse la vida con los detalles de los cambios es mucha... ¡y hay que evitarla a toda costa! No'mbre, si les digo que es una maravilla, jaja.

    Galleta y Rufino se están llevando relativamente bien y eso me hace feliz. También me hace feliz que en el nuevo departamento haya tanta luz y una sala espaciosa, y que R y yo estemos empezando esto de una manera tan amable y tan arropados por la familia y la familia extendida...

    Todo lo demás vendrá "por añadidura", I guess. Es cosa de seguir trabajando diario en esto...

    PD: Ah, hora y media después de haberme llamado para ponerme en la neura, llamó mi jefa para decirme "que siempre no", que no había tal reporte y que se le habían cruzado los cables... ¡Grroaurrgh!

    27.8.08

    Estamos a mitad de la mudanza...

    ... y mi jefa me llama para decirme que les urge el puto reporte que no me habían dicho para cuando querían. ¡Me cago en los bienes contingentes y en los necesarios!

    26.8.08

    Prologo

    Mañana a las 9 am llega la mudanza. Galleta y Rufino ya se conocieron, y básicamente Rufián adora a Galleta y estar acompañado la mayor parte del día, mientras que Galleta ha preferido (con todo y sus puntos de la operación para consagrarla vestal) subirse a la repisa más alta del clóset, en donde ya le puse comida y agua, para evitarlo.

    El depto ya no parece mi casa. Al parecer esas 40 cajas de cosas varias son la diferencia entre un refugio y un hogar... El domingo vino "la familia extendida" a ayudarnos a compactarlo todo y dejarlo listo para salir de aquí hacia su nuevo lugar. Descubrir eso (que ahora sí, en realidad, los amigos son la familia que uno elige, y que la familia de R me da la bienvenida de brazos abiertos) me hace sentir feliz y agradecida.

    Rufino me lame la cara mientras escribimos nuestro último parte de guerra desde el que fue mi sitio (y un poco no) en el último año. Empieza a oscurecer mi última noche en Torres.

    Mañana en la mañana, estrenar el departamento nuevo, con todo y su número de teléfono extraño para mí, los recibos que no estarán a nuestro nombre y nuevos modos de organizarnos. Mi biblioteca, la de R, la recámara común, los muebles, sus trastes que llevan un año y nueve meses empacados viendo la luz de nuevo, adaptarnos a esa nueva forma de vivir los dos en un sólo lugar todo el tiempo. Nuestro primer departamento juntos.

    Para mí será la primera vez viviendo con alguien en pareja. Para R es retomar el ritmo después de 3 años de vivir con amigos pero sin pareja. Ya he dicho hasta el cansancio que esto es una mezcla inimaginable de emociones. Lo cierto es que la tensión de los últimos días está empezando a dar paso a una seguridad, una tranquilidad y un entusiasmo bastante interesantes; es cerrar un libro y abrir otro.

    De pronto, los últimos 6 meses, llenos de tensión y exceso de trabajo por mi parte, están llegando a su fin. Ahora espero tener tiempo para recorrer el barrio, para conocer el mercado y probar el restaurante libanés que quedará a media cuadra de la casa; tiempo para acomodar mi biblioteca de tal manera que se sienta permanente y no de paso; tiempo de aprender cómo soy yo en este nuevo momento de la vida.

    Éste es el prólogo. El capítulo 1 está a punto de empezar a escribirse.

    18.8.08

    AaAaAaAaAaHhH!!!

    Ya encontramos casa. El martes o miércoles firmamos contrato. Estaremos en céntrica zona bien comunicada, en un departamento con mucha luz, que próximamente tendrá su propia estación de metrobús a la mano. Eso indica que probablemente regrese a mis clases de baile de salón, porque bastará treparme en una estación y bajarme en otra (al fin "ya tendré tiempo" jajajajaja).

    Estamos felices, emocionados, muertos de nervios, en el ácido, asustados ante la cantidad de movimientos que habrá que hacer en los próximos 12 días, ansiosos, insomnes y todo lo demás que se puedan imaginar.

    Deséenos suerte, préndanle veladoras a Santa Prisca en nuestro honor y etcétera... ya nos lanzamos de cabeza al abismo.

    2.8.08

    Trascendencias

    Ya. Está hecho. Dos grandes pasos en sólo una semana: renunciar a la docencia, y concretar el asunto de la vida en común con R. Vamos por partes:

    Adoro dar clases. Quienes han ido leyendo este botadero de triques, saben lo emo que me pongo cuando me pasan cosas con los alumnos, lo alborotada que estoy cada que tenemos semana de simuladores, etcétera. Sin embargo... de unos meses para acá se me han juntado muchas cosas en el trabajo externo (la Agencia Fantasma, con la que parece que sí ha funcionado el trabajar bien y de buenas; los chavos del libro, con los que ya vamos por la edición 2008 y otro proyecto que se está cocinando) y por supuesto, la maestría que insisto en estudiar (aunque heme aquí, en vez de dormir o terminar la tarea estoy bloggeando).

    Total, que se empezaron a juntar las cosas, las horas sin sueño, los pequeños grandes fastidios y unos muy poco convenientes cambios en las políticas de negociación de faltas y suplencias... Total, que llegamos a un punto en el que ya no puedo cumplir con la escuela como quisiéramos todos. Ni modo. Me dolió hasta el alma, pro después de meterme en una cuasi crisis nerviosa durante el último proyecto, me di cuenta de que necesito un breik para dedicarme al trabajo lucrativo, a poner en marcha los proyectitos con los zetavés (los el libro) y para avanzar con la maestría (y con la todopoderosa tesis que vino del infierno, sigo en la necia). Si todo sale bien, en cuanto termine la maestría me las arreglaré para regresar a la mala vida. Por ahora, no hay de piña... La gran ventaja es que el reporte que presenté este lunes para La Agencia Fantasma dejó al cliente muy contento: es la mejor prueba de que estoy madurando como moderador. Para todo hay tiempos, me repito todo el día...

    Y de lo otro... Pues tendría que contar cómo ha sido la historia con R. para dejar todo clarísimo, pero basta con decir que ya lo teníamos muy platicado. En teoría, no nos aventaríamos todavía (o eso decíamos hace 6 meses). De pronto, hace 3, me di cuenta de que esto de que mi vida esté en perpetua bipartición entre "mi casa" y "la casa de R" estaba afectando también mi ánimo, mi casa (que de por sí tiene aspecto de bombardeo nuclear) y mis relaciones con mis gatos (ah, pues). Puestos en eso y considerando que mi contrato está a punto de vencer... pues le propuse que lo adelantáramos.

    Hemos estado buscando depto con bastante parsimonia, hasta que esta semana nos entró el acelere: mitad porque los zetavés nos platicaron de un lugar muy cerquita de su casa, mitad porque mi contrato se vence en un mes exacto. El sábado pasado vimos lo que parecía ser el departamento ideal... el lunes dimos el anticipo... y ahora resulta que todo se está complicando y que el dueño nomás no da color, así que parece que tendré que olvidarme de mi estudio con puertas desplegables y del nicho para poner un florero feo... Sin contar la espectacular entrada estilo "Museo de historia natural", donde Jo, So y Niñagato ya se hacían posando cada vez que fueran de visita.

    Además, hoy por la mañana le tuvimos que añadir la bonita presión de que el amigo con el que R. estaba viviendo le acaba de pedir que desaloje su ala de la casa a la brevedad... a más tardar el 30 de septiembre. Y no con buenos modos. Conclusión: R está hoy refugiado en mi botadero imposible, porque no quiere ni ver el lugar en donde ha vivido año y medio. Galleta y Rufino tendrán que ser operados la próxima semana, para poderlos presentar durante el posoperatorio... y probablemente acabemos amontonados aquí mientras hallamos algo; es más, si alguien sabe de un depto de menos de 7,000 en zona céntrica (Portales, Narvarte, Del Valle, Roma, Condesa, San Miguel Chapultepé) ¡avísenme! Lo agradeceremos bastante...

    Así las cosas. Esta es la semana de los grandes pasos...

    PD: ¡¡Mañana tengo una fiesta de disfraces!! Es con amigos de R, y el disfraz es ri-gu-ro-so (si no vas disfrazado de a devis, no entras). Eso quiere decir que R irá de El Santo, y yo... ¡y yo les postearé las fotos después, para que sea sorpresa! Lo que sí, me quedó rete bonito todo el disfraz...

    30.7.08

    De como Ixe me tuvo... y me perdió

    Ah. Pues ya en la madrugada algo había dicho. No conformes con pedirme fichas de depósito para que pueda yo depositar cheques de otros bancos en MI cuenta, a MI nombre si pasan de las 2 de la tarde, ahora resulta que se pusieron peor.

    Ayer en la noche, R empezó a ponerse ácido con que tenía que pagar su tarjeta hoy (y habíamos necesitado el dinero de su quincena para... pues para algo, ya les diré) y que le urgía que le diera el dinero, pero tampoco me pudo dar un aventón a un cajero automático para que le diera al menos lo que podía sacar en el momento (esa es la otra... le pegaron a GB hace semana y media y sigo esperando que me lo regresen); yo, perfectamente confiada, le dije "no importa, al fin y al cabo tengo IXENet y blabla".

    Mal dicho. Llegué a casa, busque la tarjeta de super seguridad, el papelito del número de atención telefónica, mi estado de cuenta, mi tarjeta de débito y demás para tener a la mano por si me los piden, y ahora sí me la ganaron; no podía prever lo que pasó: cuando intenté conectarme al sitio, me topé con que mi perfil estaba "bloqueado" sin mayor explicación. "Si quiere consultar qué pedo, marque al teléfono de atención de 8 am a 8 pm y con gusto lo atenderemos". ¡Mierda! Por supuesto, ni manera de arreglarlo a las 2 de la mañana que llegué de la junta... Y a sabiendas de que la mañana siguiente sería un caos, pues menos. "Ya ni modres" pensé, "mañana puedo ir a retirar en ventanilla en Centro Comercial Cerquitas de Casa; sólo voy, retiro en ventanilla, me formo en el otro que está a 10 metros, le deposito a R y listo."

    En fin, que la mañana siguiente fue un caos diferente al que había supuesto (en vez de clase y asesorías, descubrir que me desperté hora y media tarde para llegar a clase, dedicarme a escribir mi... eso también luego, meterle cambiecitos al informe del lunes y ver si el señor del coche me lo trae o no y a qué hora) y de llamar por teléfono, nada.

    Total, que salí corriendo al banco, para que no me agarraran las hordas furiosas de gente que a las 2 de la tarde toma posesión de las filas, y llegué muy mona a la ventanilla:

    — Disculpe, vengo a hacer un retiro de efectivo de la cuenta asociada a esta tarjeta (presento tarjeta e identificación oficial)
    — Esteee... es que para retirar en ventanilla primero tiene que pasar con un ejecutivo (¿¿¿¿Qué????)
    — Gracias (sarcástico)

    Me apersoné con una ejecutiva que se veía entre desocupada y aburrida, y le presenté mi identificación y mi tarjeta mientras le explicaba mi caso. Ella ponía cara como de vaca con problemas digestivos y me miraba fijamente con ojos de "ni madres". Cuando terminé de explicarle y le di mi número de cuenta, ella sólo preguntó:

    —¿Y trae su clave de atención de seis dígitos?

    ¡Grrrrroar! ¡Me relleva la mierda! Ese es uno de los 27 papeles que reuní la noche anterior y que, por supuesto, se encuentra resguardado en mi casa en lugar seguro, porque me advirtieron que cuidara esa clave, que no la trajera cargando y que no se la diera ni a mi mejor amigo, porque con esa verifican mi identidad por teléfono. Me sentí como si me hubieran pedido la cédula profesional de mi abuelita.

    Supliqué, rogué, me enojé, les reclamé no sólo por esa pendejada sino por lo del IXENet fallido y por la tontería de hacerme llenar fichas de depósito... Y Marthita (ah con el rechin... nombre) nomás me miraba y me miraba, practicando su cara de "si me fuera más profundamente indiferente ya estaría roncando". Como es de suponer, no me resolvió nada. Salí de ahí al grito de "Pinche banco tan inútil" y me fui a agarrar un taxi a mi casa, derrotada.

    Ya cuando llegué llamé toda amable al teléfono de atención del portal de Ixe y, sin mayor explicación, en 2 minutos reactivaron mi perfil. Hice la transferencia, pero sólo después de haber hecho coraje con el banco, el cajero, la ejecutiva y de pasada con R que tampoco tenía la actitud más cooperativa del mundo (claro, si yo fuera la de las deudas acuciantes tal vez estaría igual que él, pero ni pex).

    Lástima. Hasta hace un par de meses los creía buen banco, pero supongo que fue sólo la luna de miel. Estoy a un tris de salir corriendo hacia una cuenta Perfiles (así de desesperada estoy)...

    ¡Aaaaah!


    Yo tenía el mío... hace un año hicieron esta promoción también... lo amaba con locura... y hace un par de semanas, en plena confusión mental (que ya últimamente se estaba volviendo mi estado habitual) lo olvidé en un salón de clases. Por supuesto, desapareció.

    Me hace feliz saber que voy a reponerlo :D En algún momento entre clases, asesorías, pelearme con un par de bancos (le acabo de perder el amor a Ixe, carajo) y más asesorías, me lanzaré (espero que ya de regreso en GB, y si no, pues en metro) a la Gandhi de MAQ para recuperar lo que siempre fue mío, como dice el dicho (claro, merecía el hermoso paraguas... por eso regresó).

    Créanme: después del paraguas transparente que tuve de niña, es el más bonito que he tenido (y eso que mi portátil de bolsillo salido de Bershka es una monada). Si pueden, regálense libros y consigan el "paraguas Gandhi". Como decía la Ballena Cantante "me hace mucha ilusión"...

    Ya luego que todo se confirme (a más tardar el viernes) hablamos sobre decisiones trascendentes y esas cosas. Por ahorita, parece que las cosas empiezan a cuadrarse de un modo o de otro, pero ya veremos.

    25.7.08

    Otro de esos resumenes generales

    Total, que no me he podido poner de acuerdo con nadie para nada, nomás porque el trabajo me rebasa... Lo bueno es que ya pensé cómo solucionarlo, luego les platico, ya con más calma y tiempo y en un momento realmente oportuno.

    Ahorita estoy escaneando imágenes como sociópata para una investigación del trabajo. La maestría va poca madre, aunque estoy muy atrasada con lo de la tesis... al final del día eso no tendría que importar, porque siempre me puedo titular por alto rendimiento académico, pero ya sabemos que soy un poquito terca y me da por proponerme misiones imposibles. Si todo marcha bien, salgo de este cuatrimestre con el capítulo 1 terminado y el 2 a medio plantear, ya veré.

    Seré presumida: este post está saliendo de Momo, la nueva hija de nuestra muy maquera familia. La conseguí rete barata, como 10 mil varitos más barata de lo que costaba originalmente... Y a 12 meses. ¡Ahora ya tengo una MacBook Pro! ¡Yupi! Circe seguirá dando servicio, pero más en el aspecto "salidas y presentaciones" (escuela, clientes, etcétera) y Momo será el caballito de trabajo (diseñar, editar, escribir...).

    Ya también empezamos la operación "Mudanza". Está poniéndose emocionante, porque tanto R como yo tenemos un montón de trabajo y ya nos llegó agosto, ¡miedo! Hay un montón de cosas que hacer.

    La ventaja principal es que me he reído mucho, que estoy aterrorizada, emocionada, feliz, estremecida, algo enojada y demás, pero para bien. Para variar, septiembre marcará un montón de cambios importantes en muchos aspectos de la vida...

    Este fin de semana tendremos visitas, estará chido. De culquier manera, tendré que invertirle más tiempo al reporte que estoy haciendo para la Agencia Fantasma y eso de las asesorías a los alumnos y las tareas de maestría y las juntas con los tragones y...

    La ventaja es que mi terapeuta es retelista y una sesión con ella es como meses con mi loquero anterior (sí, con el que sólo hablaba de fucho)... mi nuevo mantra: "No puedo controlar lo que hacen los demás, lo único que está bajo mi control es cómo reacciono ante lo que los demás hacen" ¿Podré?

    10.7.08

    Oh mi Dios...

    ...cómo extraño mis sábados en la mañana...
    ...y mis días libres...
    ...y no dar clases a última hora todos los días...
    ...y poder ir al teatro.

    Oh, mi Dios... creo que me estoy cansando de algo... lo único bueno es que cada vez falta menos (a estas alturas, ocho meses)

    3.7.08

    Botica.

    Siempre hay dos posibilidades al escribir un post: hacer un esfuerzo y escribir sobre cosas trascendentes —como las ideas que se me están ocurriendo para la tesis de maestría, o mi último y más reciente análisis social con formato "hay 2 tipos de personas..."— o bien escribir lo primero que se me ocurre. Esta última opción es la que gana casi siempre. Hoy no será la excepción, y como casi siempre que tengo muchas cosas en la cabeza, acabaré haciendo un "post con subtítulos". Por eso el título fue botica, para que haya de todo...

    Ya tápenme con periódico...
    A ver si maduro. Jaja. En realidad esto viene porque acabo de regresar de la terapeuta (normalmente estaría en clase, pero hubo coctel y me fugué) y fue de lo que hablé. Qué bruto. No saben qué nivel de catarsis y el tamaño del 20 que me cayó... Obviamente no les transcribiré mi terapia pero me basta con decir que esta mujer es la neta del planeta... Y que sí, tengo mucho trabajo por hacer conmigo. Uf.

    Compras varias
    Sí, soy una fanática absoluta de las rebajas. Eso quiere decir que en esta época me desato (y a finales de diciembre igual...) y soy enormemente feliz. A la fecha, la lista incluye:

  • un tapete negro, peludo, de Zara Home ($99)
  • un mantel tipo hindú para mi mesa adorada del comedor, de Zara Home ($199)
  • un juego de aretes y collar "sencillo pero elegante", en Liverpool ($79) (La super ganga de la tarde)
  • un par de zapatos Keds rarísimos y cómodos, en Liverpool ($350) (con 50% de descuento, después de una rebaja... tuve que dejar otros tacones morados, de 199 pesos, porque no había de mi número)
  • un sombrero rojo de paja hermoso, en Liverpool ($230)

  • El sombrero, en realidad, lo había visto al inicio de la temporada, cuando acompañé a una amiga a buscar traje de baño para irse de viaje... Nos había encantado pero pensé que no tenía sentido comprarlo... Claro que mi perspectiva cambió cuando lo ví con 40% de descuento. Falta ver qué más se me pega en estos días...

    los treinta...
    se aproximan a toda velocidad. Ahora resulta que compré mis anticonceptivos de cajón... y luego mi complemento vitamínico (por aquello de los olvidos y distracciones y tics y etcétera)... y luego unas pastillas de esas mágicas por aquello de que mis piernas "duelen, arden, se hinchan y molestan" ( y que mi papá y mi difunta abuela paterna padecen de várices)... y juro, juro que lo único que me vino a la cabeza fue "Cumples 30 en diciembre, ¿verdad?". Como amablemente dice R., "ya venció la garantía". Snif.

    Malabares
    En dos sentidos. Como si no tuviera suficiente chamba, los amigos con los que hicimos el libro en diciembre nos invitaron a otro proyecto por nuestra cuenta, que no tiene que ver con libros pero sí con obsesiones compartidas por los 4 y otros más. Por supuesto que no tengo tiempo. Por supuesto les dije que sí. Ahora ya no tengo "tiempo libre", sólo "ratos libres". Espero que eso mejore en un año, jajaja.

    Lo de malabares también es mi nuevo hobbie: estoy tratando de aprender a malabarear pelotitas, como ejercicio disciplinario para las neuronas. Total, si ya hago malabares con 168 horas en una semana, la escuela, la maestría, la Agencia fantasma, R., amigos y familia, ¿por qué no iba a poder con dos manos izquierdas y un par de pelotas?

    Reencuentros
    Con dos personas importantes, cada una a su manera. La primera, mi mentora. Fue mi jefa durante una temporada más o menos larga, y de eso a transformarse en mi profesora de diseño favorita y amiga hubo poco trecho... pues bien, el domingo pasado comimos con ella, y fue tan divertido que me dio gusto retomar esa temporada de vino, comida, café, libros y música y arte y muchas risas. Total, que ya quedamos de repetir la hazaña, ojalá que con cierta frecuencia.

    El segundo reencuentro fue con... ¡El Granadino!. El otro día, haciendo gala de mi educación vial, dejé pasar a un chico en la Condesa. Resultó que era mi excompañerito de oficina, que tanto me hacía reír a principios de este blog... Aunque ahora que lo busqué, su única mención es cuando nos cambiaron de lugar en la exoficina. Total, que éramos compañeritos de caballeriza, y nos pasábamos los días muertos de risa, nos gustaba la misma música y creo que fue de las pocas personas que hicieron mi estancia en la Agencia del Mal un poco más amable. Pues resulta que ya se salió de ahí, que está trabajando en otro sitio como director de área y que ya le ofrecí mis servicios para lo que necesite (siempre que sea freelance, ja) o sólo para salir a echar unas cervezas. Vamos, que es un tío simpático...

    Y creo que ya es todo lo que había que decir...

    24.6.08

    ¡Lleve los librooooooos!

    Ya fui. Tusquets está increíble (pocos autores, muy chidos, 50 pesos each). Las editoriales más conocidas tienen un surtido bastante irregular, aunque algunas cosas interesantes (Alfaguara, para los fans, tiene a Saramago en 90 pesitos). Debolsillo tiene "la mesa del infierno" (hasta para ver los libros tienes que hacer fila: cuando terminas, ya te están cobrando los 16 que traías considerando). La UNAM tiene un montón de cosas que se antojan, pero pagar es una tortura (la fila más larga del mundo).

    También hay mucha chatarra: editorial Panorama, que es un crimen de lesa humanidad; las grandes de libros de texto que más bien llevaron puras cosas que ya salieron de catálogo y con contenidos viejos, o de plano la editorial aquella que sacó sus "2a edición: 1977" de circuitos integrados... En fin, como en botica, hubo de todo.

    El asunto éste de "salvemos los libros de la hoguera" movilizó un montón de gente. Ahora bien, sólo cobran en efectivo y no te dan ni factura ni nada, al fin que eran libros que se iban a destruir... Entonces ¿esos ingresos qué? Ay, lo siento, me salió el capitalista que fui entrenada para ser. Bueno, ignórenlo, al fin que yo ya me gasté como 450 en libros...

    Mañana vuelvo a ir, prometo fotos...

    3.6.08

    No mamar...

    Ayer, escuchando las noticias —mientras peleaba por escribir un reporte en estado de sonambulismo— me enteré que "desde que hace un mes se puso en marcha el programa especial de protección policiaca en las delegaciones Benito Juárez, Álvaro Obregón y anexas, el índice delictivo se ha reducido en blahblahblah"

    Lamento informar que vivo y trabajo en la BJ... y que en las últimas dos semanas me ha tocado:

    a. que a una alumna de la universidad la roben a punta de pistola (y apuntándole en la cabeza) dentro de una pape-cafetería a media cuadra de la escuela (de la que yo había salido no hacía ni 5 minutos)
    b. que a uno de mis colegas y compañeros de maestría le roben su recién adquirida laptop mientras caminaba cerca del Parque de los Venados (sí, el que está ¡enfrente de la delegación!) y como se resistió al primer jalón, pues le rompieron la nariz.

    Eso sin sumarle los atracos que no son del último mes, como los alumnos a los que cercaron entre tres hijos de puta con pistolas, para saquearles lo que pudieran (y que se escaparon de milagro); el otro alumno al que bajaron de su coche con la cajuela llena y listo para irse de viaje; las chicas a las que les arrebataron el celular cuando lo sacaron del bolsillo para contestar (van varias).

    Me rehuso al indicativo "mala suerte". En realidad, desde que empezó el programa el asunto tiende al ridículo: mientras que en la zona por la que vivo (en donde la cosa siempre ha sido más o menos tranquila... algo de robo de autopartes, pero no mucho más) hay un policía en cada esquina, del eje 6 sur para abajo no me ha tocado ver a nadie, auténticamente. A veces una patrulla que pasa haciendo ronda, pero no mucho más.

    En fin, que ya sé que todo el tramado de la agenda pública se construye de mentiras... pero igual. Decir que estoy emputadérrima es dejárselos barato...

    ¿Y qué vamos a hacer?

    Pues supongo que ya no llevar computadora... y cargar menos dinero... y estacionarme en sitios distintos cada vez; si espero a que la policía haga algo me voy a hacer vieja...

    Ya...

    debo de dejar de preguntar cosas que no quiero saber...

    17.5.08

    Día del maestro

    Pseeee... ya sé que qué gastado y qué cursi escribir sobre el día del maestro. Es como la composición sobre "La vaca", o como decía alguien en Mafalda: "La vaca nos da la leche..." ¿¡Y la de tinta que nos chupa?!

    No puedo evitar el tema. Más bien, no quiero evitarlo. Resulta que yo supe que daría clases en licenciatura como a los 3 o 4 años de edad, cuando mi papá era profesor y me llevaba a acompañarlo. Recuerdo vagamente que era divertido, también me acuerdo que mientras él daba clase, yo me trepaba en la silla o en el escritorio y empezaba a rayonear el pizarrón de manera muy diligente. Ya más grande, me daba una libreta —uno de esos cuadernos Scribe viejitos, mostaza con una raya café y la otra blanca, o azul claro con azul marino y blanco— y me sentaba en una banca de universitario... No recuerdo nada de sus clases, pero sí puedo revivir todavía esa sensación que me quedaba al final del día, cuando salíamos del salón y los alumnos le hacían la plática: una mezcla de curiosidad y orgullo; ganas repentinas de "ser grande".

    Hay momentos en los que estoy totalmente convencida de que terminé una licenciatura sólo para poder ser profesor de universidad. Nunca quise ser "miss" de primaria o secundaria, probablemente porque mi paciencia es de mecha corta. En algún momento consideré dar clases en preparatoria, pero la mera verdad fue sólo por 10 minutos... Cada vez que estaba por renunciar a un trabajo, pensaba: "Ahora a lo mejor si puedo dar clases" y ñeh, tómala. Eso hasta la última renuncia, la grande, la definitiva: cuando mandé a las oficinas a la veeeeerrrga.

    En ese momento decidí que lo único que quedaba ahora que había quemado las naves era hacerme caso, por fin. Y emepcé a tocar puertas. Oí de todo: "Necesitas tener maestría", "Tu currículum está padre, pero necesitamos que tengas 2 años de experiencia", "Deja tu currículum y cuando la persona responsable lo vea te llamamos"... Dejé lo mejor para el final: esa universidad chiquita que quedaba a 5 minutos de mi casa. Menos de un mes después, ya se me había hecho realidad el sueño, y daba clases de semiótica a un par de grupos de diseñadores.

    Hasta la fecha, con lo cansado que resulta a veces, y lo frustrante y emputecedor que puede resultar lidiar con algunos alumnos, algunos maestros, algunas decisiones (ya saben, Coppelia en pie de guerra contra la indolencia, la ignorancia y la burocracia) creo que esa es la mejor decisión de mi vida.

    Pero no es sólo eso: este jueves, para hacer todavía mejor el día del Maestro, en la universidad decidieron hacer una ceremoniaa solemne en honor al decano de nuestra HH institución... El Doctor tiene todos los años de la escuela dando clases, y es todo un personaje. Es psiquiatra, abogado, publicista, escritor y encarna totalmente la noción de docencia. Cuando entra a la biblioteca con su traje de tres piezas, la gabardina impecablemente doblada sobre el antebrazo y su bastón en la mano, es como si se hubiera salido de una película. Tiene obsesiones maravillosas y fama de exigente; los alumnos lo respetan, le temen un poco y los más listos lo admiran.

    Desde este jueves, la biblioteca se llama Dr. Francisco D'Egremy Alcázar.

    Obvio, durante el homenaje lloré como la magdalena. Esa abrumadora sensación de una vida bien vivida y bien dedicada a la docencia fue saber de pronto a qué le quiero dedicar los siguientes 30 años... Ojalá en ese tiempo llegue a ser la mitad de buena que el buen doctor. Ya les dije, soy fan...

    Tengo mucho que agradecerle a mis maestros: el primero, mi papá. De ahí en adelante están muchos más: Mimí, Carmelita, Coty, Adela, Norma, Alma, Cristina, Minerva, Ofelia, el prof. Molécula (daba física), Eduardo, Droopy (de ética), Socorro (mi abuela adoptiva), Bruno, Enrique, Gabriel, Marlene (pese a todo), Marycarmen, Victoria, Jud, Paty 1 y Paty 2... Ahora aprendo de mis colegas. Todo el tiempo. Y creo que ellos ni cuenta se dan, pero así es. Soy eterna aprendiz para ser cada vez mejor docente. Eso espero. Espero que mis días del maestro sean muchos, muchos más...

    9.5.08

    Derviche

    No sé si ya lo había comentado acá en el blog, pero tengo una severa fijación con el sufismo desde mi más tierna infancia. Para explicarles qué es, les podría poner el link de la wikipedia, pero qué flojerita me da... aparte, explicarlo sin tanto rollo es tarea que da para muchos posts y pues no es el caso. Si alguien quiere una introducción descafeinada y algo liberal sobre la "filosofía" detrás de este asunto, mejor vea la peli "Camino a la felicidad". Ya luego que la vean me dicen...

    La nota importante es que llegué a conocer el sufismo por culpa de sus cuentos: de niña yo leía lo que se atravesara, y si tenía cara de cuento, pues con más ganas. Por ejemplo: a los 6 años ya había leído las fábulas de Esopo, las de Samaniego y por supuesto que me seguí de corrido con las de Monterroso (el grado de desajuste neuronal que eso produce lo discutiremos después). Así mero fue que se me atravesó "La inimitable sutileza del maestro Nasrudin", que está ilustrado, aparte, por el mismo cuate que dibujaba a la Pantera Rosa... Después de eso, me seguí con "El caballo mágico" y "Sabiduría de los idiotas". No siempre le entendía a los cuentos, pero después de divertirme con la historia, algunos me dejaban ideas muy interesantes para masticar.

    Sobre derviches y sufís no planeo extenderme más, pero son la introducción necesaria para hablar de lo que yo quería: el miércoles pasado (mi último miércoles libre, snif snif, sob sob) fui a ver una obra de teatro a la que le traía ganas desde hace meses. Se llama igual que el post, por supuesto. Y sí, está basada en una serie de cuentos de sufíes "para incomodar a los convencionales".

    Tenía mucho que no hacía una catarsis tan intensa en el teatro. Creo que desde que descubrimos aquello del "síndrome de Eponine" mientras veíamos "Los miserables" (y ni así fue tan intenso, ja). Total, que no sólo tiene una escenografía grandiosa con un piso de textura ornamentada á-la islam y focos que suben y bajan para simular lo imaginable y lo no tanto (desde un elevador hasta un palacio, pasando por el mar y un barco y...), también tiene 5 actores que hacen de todo a la vez; en especial una, Erika de la Llave, que inventa cada personaje nuevo con un cambio de entonación en la voz. Pero las historias... y el derviche...

    Pues nada, que después de haber llorado como la Magdalena, y haberme asombrado, y reído, la recomiendo harto. Si a alguien le emociona la idea, le quedan dos o tres miércoles para ir a las 8 de la noche a la sala Xavier Villaurrutia del Centro Cultural del Bosque (ahí atrás del Auditorio Nacional). Va a estar hasta el 28 de mayo...

    P.D. (ahora sí, francamente pendeja): Durante la mañana del domingo, en el largo proceso de que R. se despierte: "Para comunicarse contigo en este estado se necesita ser medio medium... Medio-medium debe ser como un cuartum". Lo que más me gusta es que no pueda defenderse de mis chistes...

    29.4.08

    Una buena, una mala.

    La buena: ESOMAR (la asociación que reúne a los investigadores de mercado chidos de todo el mundo) hará conferencia en México.

    La mala: me acabo de enterar.

    La buena: dentro de la conferencia, habrá un taller de "semiótica en investigación de consumidores" (¡sí existen! ¡Si vienen a México!)

    La mala: el puro taller, por un día, cuesta $7,800 pesos. En realidad, dura 2.

    La buena: si saco eso en "plan a pagos", podría conseguirlo.

    La peor: el sitio de registro es una mierda, y no entiendo cómo funciona. Ya me frustré. No iré.


    PD: Y sí, sigo teniendo trabajo —un chorro— en la Agencia Fantasma. Estoy terminando mi tarea de maestría (diseñar una tipografía en altas y bajas... y luego hacer un cartel tipográfico con ella... en tres días) encerrada en la oficina, y me fui de campamento con R. este fin de semana —loado sea Alá, no repitió el "Tlahuacazo" del año pasado—. Total, que si no me hubiera enterado de lo de l congreso, todo iría bien...

    23.4.08

    Semana de campañas

    hoy (23 de abril) es día mundial del libro. ¿Ya felicitaste a los tuyos? ¿Estás leyendo alguno?

    Pues lo prometido es deuda, y aquí estoy. La "semana de campañas" es una de las invenciones más chidas que se le pudieron haber ocurrido a los inventores de la universidad en la que trabajo y estudio: una vez al cuatrimestre, los monstruos de licenciatura tienen que preparar un proyecto y vendérselo a los peores clientes del planeta: sus profesores. Obviamente se les asigna desde el principio del cuatrimestre; también es obvio que muchos de ellos se lo avientan en los últimos 10 días. Ah, y por supuesto, sobra decir que, como profesor, mientras más horas de clase tienes, más campañas te tocan. Yo entré a... nueve, en total. Les platico:

    1. M-boga: chamacos de primero de diseño. ¿El reto? presentar su agencia. Pues el logotipo era más bien como de sex shop, y no había demasiado trabajo de venta o de desarrollo o de... La pregunta capciosa: "¿Por qué en su acta constitutiva dice que pueden dar servicio de diseño web y no lo dice en su carpeta?" La respuesta ociosa: "Pues porque lo ofrecíamos, pero la gente nos quedó súper mal, hubo problemas con los programadores y por eso mejor lo quitamos". Final: 8.

    2. Zurdo 4: uno de los equipos que quería. Diseñadores publicitarios, fueron mis alumnos hace como mil años. Su misión fue hacer una campaña social para promover la vacunación en adultos mayores. Carpeta bien redactada, gráficos decentes... y un equipo peleado. Todos se dedicaron a sacarse los mocos mientras nosotros preguntábamos. No nos contestaron nada, no nos vendieron nada, no nada. Era un proyecto que podía llegar a 10, pero no. Final: 8, y un equipo que se vuelve 2.

    3. Punto creativo: no sé qué les pasó. Llegamos y el salón estaba a medio ambientar, las dos chavas nerviosísimas (otra vez, diseñadoras publicitarias). Una carpeta más o menos, con una propuesta gráfica de plano muy, muy, muy pobre. De plano la estrategia de vender sólo uno de los beneficios de una tienda de autoservicio no convenció a nadie... Final: 6.

    4. Rubik: de segundo, de diseño publicitario. Tenían que inventar un nuevo producto, y su idea estaba muy chida... pero su carpeta, sus dummies y todo lo que tenía que ver con diseño estaba terrible. ¿Qué le pones de calificación a dos diseñadoras bienintencionadas, pero que no saben diseñar? Pues 6.

    5. Karma: séptimo de publicidad. Son una agencia muy bonita, muy centrada, de los innovadores famosos. Llevan un chorro de premios por "mejor campaña". No fue la excepción; tuvo sus detalles, pero me encantaron sus ideas para campaña sobre prevención de accidentes. Por lo que se ve, a los otros profesores también. Final: 10

    6. PLG: segundo de merca. Esta carpeta, sinceramente, era un fiasco. La noche anterior estaba haciendo un entripado terrible (digamos, R. encontrando al "pendejo hurón" en el cajón, para los que han visto el gag. Si no, imagínenlo) porque a esas niñas ya les habíamos puesto 6 el cuatrimestre pasado... Pero su presentación fue muy buena, resolvieron todo lo que no habían planteado en su plan de merca básico y agregaron más. Total, que de un 5 transformaron mágicamente su calificación en un 8.

    7. Merk 2^3: antes de que se les ocurra el chiste... no, ni siquiera estuvo 2-3. Una carpeta chafona, mal análisis del servicio que prestaba la empresa para la que tenían que dar un plus, un director hiper mamón, un servicio diseñado pensando en los amigos del director más que en el público objetivo... El colmo fue que después de un 6 inicial (sólo porque me dejé convencer), mi compañera de sínodo los retroalimentó y lo único que recibió fue un "Pues sí, lo hicimos con hueva, ya qué, ¿no?". Final: pendiente.

    8. Merkatistik+ad: aunque apenas van en segundo, su plan de merca fue tan bueno, que otro de los sinodales creyó que eran de tercero. Un gozo... Final: 10.

    9. idk: ah. Estos presentaron un servicio chidito, innovador... con sus errores de segmentación. El problema fue cuando los empezaron a crucificar por asuntos de diseño (y son de merca) y por investigación de mercados (que todavía no llevan). Final: 8 (bajo mi protesta... debió haber sido 9)

    En fin, eso es la semana de campañas. Ahora ya estamos en finales, tengo proyecto en la agencia y mis vacaciones ya se fueron al carajo... aunque tengo por ahí alguno otra noticia gozosa (y nerviosa) creo que la reservaré para mejor ocasión.

    Postdata (no irrelevante): El domingo fui a ver a Derek Walcott en una lectura que dio en el Munal. Chale, ¿cómo puede uno vivir sin escuchar a gente así de sensata? R. dice que lo quiere de abuelito y yo digo que cualquiera que piense en el proceso de escritura como él y lo asuma con tanto amor y tanta responsabilidad al mismo tiempo, bien merece el premio Nobel. Como además escribió esa cosa maravillosa que es Omeros (que apenas estoy empezando a leer, no se crean... ya saben que yo vivo en la ignorancia), por supuesto que se lo tenía que llevar. Ah, qué feliz.

    17.4.08

    Prepost.

    (le puse prepost porque todavía no es un post, nomás es un aviso de que habrá uno próximamente...)

    Estoy en semana de campañas. Llevo 2 de 7.5, dos de 6, una de 10 y otra que pudo haber reprobado pero que gracias a la presentación sacó un 8 providencial...

    ¿Qué es la semana de campañas? Ah, prometo platicar en el próximo post. Nomás es para que no me extrañen. Por cierto, la que estoy leyendo ahorita para entrar a calificar a las 8 tiene trozos enteros plagiados de internet. Pa' su madre... Quienes ya se han chutado mis historias saben lo mal que me puede poner eso. ¿Reprobarán nuestros jóvenes héroes? ¿Lograrán calmar la furia de su profesora? Averíguelo en nuestro próximo post, titulado: "Semana de campañas".

    La posdata irrelevante: mi prima ya está poniendo cara de "no quiero ir al loquero, no quiero, no quiero". Lleva 2 sesiones. Invitó a su mamá a dormir al departamento. Yo me voy a ir a casa de R a dormir (aunque haya que manejar media hora más para llegar a la escuela). Ahorita estoy en el café de conocida librería condechi, comiendo tarde... Tengo una pereza indecible de chutarme dos campañas más mañana. Ah, y el sábado tengo una boda y compré vestido, zapatos y bolsito (todo del mismo color, qué ñoña) por $600... ¡Gracias, Izazaga y 20 de noviembre!

    7.4.08

    Brit.

    Hay ocasiones en las que el pasado regresa y le tienes que atrancar la puerta, porque el muy despreciable decide colarse con su tufo más apestoso y traer lo peor de sí. Ah, pero hay otras ocasiones en que viene decente, bañado, arreglado y perfumado, y le abres la puerta y te trae un trozo de la vida que se te cayó en algún momento y que creíste que nunca ibas a recuperar. En esos momentos amas que regrese... o al menos yo sí lo amé.

    Ya lo había escrito en mi meme de cumpleaños (y en realidad no lo escribí yo, lo escribió Pitol): uno es su niñez, su familia, unos cuantos amigos... En ese mismo meme, mencioné el Morelos (la escuela en la que hice los tres primeros años de primaria), Tacuba (la colonia en la que estaba esa escuela) y a Britannia, Roberto Carlos y Carlos Alberto, Enrique y Jorge Arturo (mis amigos más cercanos de esa época). En resumen, que yo no sería yo sin ellos.

    En el Morelos hice de todo, aprendí de amistad, de compañerismo, supe que ser inteligente no es lo mismo que ser ñoño, tuve todo el espacio para correr que quise, tuve amigos de todos los tipos. Me sabía respetada y querida y acompañada. Pero todo termina... Cuando llegó el momento de pasar a cuarto, mis papás decidieron que la escuela estaba muy lejos y que el nivel "no era todo lo que ellos quisieran"... y me cambiaron de escuela. Fts. ¿Cómo explicar lo que pasó? Nunca pude avisarle a mis amigos que ese había sido nuestro último año escolar juntos, así que los perdí por completo. Entré a una escuela en donde por ser lista y ser nueva tuve que pagar el precio 6 años, y aunque pasé las de Caín (eso de ser el puerquito no se lo deseo ni a los que me jodieron la secundaria entera) en realidad terminó por configurar quien soy ahora: todoterreno, lectora ensimismada, valiente (pese a todo), llena de un humor autorreferenciado. También me insertaron mis inseguridades eternas, pero bueno, ya qué...

    De todos mis dolores, el único que no había elaborado nunca fue perder a mis amigos. Entre ellos, Britannia: era una siempre sorprendente chispa de energía, mi otro yo, la perfecta cómplice. Éramos tremendas juntas, nos encantaba hacer cosas nuevas, y aunque vivíamos con alma de protagonistas, nunca nos peleamos, al contrario. Britannia lograba sacar siempre lo mejor de mí, y tenía ideas que a nadie más se le ocurrían. La recuerdo en casa de mis papás, vestida con un vestido mío, pintándose la cara, para "estar lista". No hubo una persona que añorara más durante el paso a sexto de primaria, ni durante mi pavorosa secundaria.

    Desde la preparatoria renuncié a volverla a encontrar: la vida ya había hecho su parte y vivimos en una ciudad de muchos millones de habitantes. Logré consolarme con la idea de que habríamos cambiado tanto que reencontrarnos ya sería una tontería, y así vivían felices mis recuerdos, aunque adoloridos por esa pieza faltante en el rompecabezas. Sin embargo, cuando Google llegó al rescate, lo intenté de nuevo: un par de veces, un par de veces más... en realidad cada que me ponía a buscar gente (es un buen mal vicio). En fin, nada... hasta que hace un par de semanas ella me ganó y localizó mi antiguo sitio de internet. Vivíamos con el mismo hueco la una de la otra, parece.

    Hemos hablado por teléfono ya un par de veces, y el sábado nos vimos de nuevo por primera vez. Sigue siendo una chispa, ahora canalizada a una familia muy padre; tiene un hijo que es de nuevo ella pero con correcciones de fecha y de quien ya soy fan. Sigue siendo una apasionada de los animales y rescata cuanto perro encuentra. Se sigue disfrazando y maquillando, pero ahora hace de eso un modo de vida: anima fiestas (y es perfecta). Conserva el sentido del humor, las pecas y la sonrisa enorme. Hemos planeado una salida el jueves "en familia" para comer y jugar con el sobrino (ya es mi sobrino) y demás. Fueron casi 12 horas de plática, que todavía no compensan los 21 años sin vernos. Sin embargo, dentro no se siente que haya pasado tanto tiempo.


    Mi agradecimiento con la vida está a tope. Y me estoy empezando a sentir completa...

    27.3.08

    Gray cloud

    Se supone que hoy me tocaba hacer todas esas cosas agradables que dejo pendientes para los jueves, día de asueto. Hoy me despertaría sólo un poco tarde, organizaría mis libros por materia, saldría a hacer la compra y comería fuera; regresaría a tiempo para enseñar a Xim a usar el feisbuc y después, seguro, ver una peli o algo.

    Pero no pasó. Esto del adulto nomás no se me está dando muy fácil... Y total, que otra vez (la tercera en esta semana) fueron 3 horas de sueño, interrumpido de pronto, dos horas de vigilia y luego poder recuperar el sueño perdido. Me desperté a las 12 del día y ya no me inflé (como pastel).

    No me he arreglado, no he comido, no nada. Un jueves a la basura. Voy a comer y al super. Regreso y me pongo a arreglar el desastre que está a punto de ser —otra vez— mi casa. Chale... el eterno reto en mi vida es, entonces, recuperar el equilibrio (ya lo encontré, pero vez tras vez me salgo de ahí, guac).

    Díganme, por favor, que los terapeutas hacen precio por paquete... ja.

    La nota contradictoria es que esta semana estoy feliz porque ya viene mi sobrina, la esperadísima nena de Janos... algo adelantada, pero ya está a punto, a puntísimo de llegar. Eso me alegra, y supongo que otras cosas podrían hacerlo también. Pero por ahorita estoy frustrada, enojada y otras muchas cosas raras que ya no estaba acostumbrada a estar conmigo misma...

    Ah, y dediqué una hora a por fin, activar mi banco en línea. Ya después de haber perdido todo (ya saben: login, contraseña, números de seguridad, todo) la atención telefónica me salvó el pellejo y por fin, por fin, después de 6 meses de haber empezado los trámites, ¡ya puedo ver mis saldos en línea! (ah, y recibir notificaciones a mi cel cuando haya un movimiento en mi cuenta, como ¡DEPÓSITOS! ¡Vientos!)

    Chale, sí, estoy gris. Espero que en unos días mi energía y cansancio se nivelen... estoy empezando a extrañarme a mí misma.

    23.3.08

    2 o 3 cosas sin decir...

    (de esas que se traga una por puro politeness)

    1. No, niña, no. Si no has podido hacerte cargo de un hijo... tampoco te vas a poder hacer cargo de un hijo y un perro.

    2. ¡Claro que su mamá tiene vela en el entierro! No importa qué tan loca esté... pero si es ella la que cuida al bebé... pues seguro que ella terminará cuidando al perro...

    3. Sí, niña. Los hombres lo huelen, literalmente. Se llama desamparo. Claro que los que lo huelen son siempre inadecuados...

    Y ya.

    18.3.08

    Shiva

    Es uno de mis principios básicos —reinterpretado del hinduismo—: hay que terminar con las cosas para reconstruirlas cíclicamente. Eso es lo que hace que el universo se mantenga en marcha, lo que evita que todos seamos grises y aburridos y siempre iguales (¡y que hueva! ¿no?). Después de el mesecito de desestabilización que supusieron una serie de cosas (amenaza de patearnos el trasero en la maestría, regresar a chambear con la Agencia del Mal, roomie en crisis, R con una neura insoportable, mi casa cayéndose a pedazos, etcétera, etcétera) ahorita, en las vacaciones, estoy aprovechando la segunda parte de este ciclo: descanso en serio, tiempo para organizar mi casa, mi necesidad de disciplina desde dentro, Xim en un plan mucho más compañera y menos huésped, R... bueno, él es él y en mí no está cambiarlo, sólo conocer sus ciclos.

    Por primera vez desde que me mudé, mi departamento es un espacio habitable, ¿cuándo lo inauguramos? Aguanta organizar una comidita, una tarde de películas, una fiesta modesta (el edificio es chiquito y los vecinos "ya son grandes", ja) o algo así. Estoy muy orgullosa de la forma que tomó mi espacio...

    Eso de la "disciplina desde dentro" es una cosa que siempre me ha costado trabajo. Digamos que tengo potencial para la malcriadez, para no hacer cosas, para dejar que alguien más haga lo que yo no quiero hacer (normalmente tiene que ver con eso de las labores domésticas). Mi principal reto cuando decidí independizarme era ése, y ha seguido siéndolo durante los años que llevo en esto de vivir por mi cuenta. Así, el asunto de "tender la cama diario", que es un logro de adolescente, es mi principal prueba de que estoy mejorando a estas alturas de mi vida... Bueno, mientras ocurra antes de los 30, todo bien.

    and now, for something completely different... después de recibir yet again otra llamada de promoción para la señora No-Sé-Quién (anterior dueña del número, supongo), decidí darme de alta en el Registro Público de Consumidores y en el REUS (que es lo mismo pero para bancos y cosas financieras). Si todo sale bien, en un mes no podrán volver a llamarme para pendejadas durante los próximos 2 años; si es cierto, serán los 5 minutos (en total, entre los dos registros) mejor invertidos de este año... ¡Creo que vale la pena probarlo!

    10.3.08

    Hacerse cargo.

    Hay pocas certezas en la vida. Una de ellas es que nos vamos a morir; otra es que todo está destinado a cambiar. Mi último par de semanas se ha ido en comprender (y ayudar a alguien más a comprender) esto.

    De pronto, para variar, me miro en el espejo y descubro que la persona que está ahí, enfrente de mí, vestida con mi ropa, usando esos anteojos de pasta rojos, que tiene 20 kilos de más que no le sientan para nada, que vive en un departamento minúsculo que está tendiendo demasiado al caos... pues no es otra más que yo.

    También Xim, mi hermana y roomate, se está enfrentando a cambios fuertes. En su caso no es la madurez, sino la maduración: la muerte de su mentor, con todas las preguntas que eso conlleva: ¿creo en la vida después de la muerte? ¿Qué es la fe? ¿Cómo le hago para seguir viva cuando la gente se puede morir? Lo mismo nos ha pasado a todos, creo. Así que esta semana ha sido de mucho llorar para las dos, ella por su tristeza —Luke Skywalker superando la desaparición de Obi Wan— y yo porque siento su dolor y para ayudarla o al menos acompañarla hurgo mucho en mis propios dolores... No es fácil crecer. Lo bueno es que sabemos que nos tenemos la una a la otra (o al menos eso creemos).

    ¿Cómo le hacemos para tener fe en algo? La única respuesta que encontré fue que la fe es un esfuerzo de la voluntad, igualito que el amor. Nos gusta creer, lo necesitamos. Sé que ella tiene fe, y que no la perderá pero tendrá que cambiarla, aprender a vivir con sus ausencias, etcétera.

    Yo, cortesía de ambos asuntos, estoy enfrenándome a la entrada de lleno a la vida adulta. Ay, sí, horror, ese momento lleno de decisiones trascendentes, como empezar a organizar mi vida diaria; como hacerme cargo —por fin— de mi departamento; como asumir de una buena y estúpida vez por todas que este lugar en el que estoy no es un "mientras" sino un "ahora". Llevo 6 meses haciendo de cuenta que al término de mi contrato mi vida podría cambiar y tendría que salir de aquí por una razón en específico... Pero eso se ve lejos, y sinceramente tampoco tengo antojo de mudarme. Así pues, tengo que estar hasta los codos en este lugar: mi lugar. Creo que este fin de semana por fin lo sentí así.

    Además, mis padres por fin decidieron desmontar lo que fue mi habitación, y montar ahí una oficina para mi señorpadre.net; aunque yo fui la primera que insistió en ello, hoy que me enfrenté con esa realidad —de pronto ya no era más mi espacio, sino una peculiar mezcolanza de mi exhabitación y la oficina de mi padre— debo admitir que sentí que ahora sí, el viaje hacia la vida adulta no tiene vuelta de hoja. Hace como un año les devolví las llaves de la casa, y ahora ya no hay una "recámara de Coppelia" en la cual refugiarme (recuerdo cuando terminamos El Volador y yo, que me reporté enferma y me quedé allá a que "mi mamá me mime" en vez de irme a mi casa y luego a trabajar). Buen cierre de mi tercera década en este planeta...

    Hay otras zonas de mi vida en las que parece que habrá cambios. No lo sé. Como ya dije, hay pocas certezas en la vida: lo demás es fe y hay que saber cómo asumirla... No sé si estoy triste, o sólo en espera. Lo que sí sé es que las horas se hacen días, pero el único modo de enfrentarlas es tomándolas como vienen y luchando por organizar mi vida. ¿Cómo es que he perdido el control sobre de mí durante tanto tiempo? ¿Dónde dejé mi famosa fuerza de voluntad? ¿A qué renuncié? ¿Cuándo?

    Prometo que las preguntas las contestaré sobre la marcha. Por el momento, el reto es fuerte: estructurar mis días y mis noches. Saber que mi vida es mía. Que mis decisiones y mis espacios son míos. Que soy fuerte. Que soy libre. Que me tengo a mí. Que también tengo a ese selecto grupo de personas (¿pessoas? ¿gente?) en quienes he depositado mi fe y me han correspondido poniendo algo de su fe en mí. Que puedo hacerme cargo. Mantener a raya mis neurosis y mi ansiedad, durante los próximos 5 minutos cada vez. Que pase lo que pase, la vida sigue. Tomarme un día a la vez. Seguir intentando alcanzar esa meta (tal vez ridícula , pero no me importa ahora) de ser feliz aquí y ahora. Regresar a terapia en el corto plazo, ahora sí, tomándomela en serio, y ahora sí con un(a) terapeuta que no hable de futbol...

    Suena como si fuera mucho, pero ya dije: un día a la vez.

    P.D. Medusa me envió un contrato de cesión de derechos para publicar uno de mis artículos en un libro de recopilación de semblanzas. Me ofreció una moneda de plata. Pensé: "Si Judas vendió a Jesús por 30, 1 por 'Alicia' no está mal". Dije que sí. Ya les platicaré.

    5.3.08

    Post adeudado

    Le debo este post a uno de mis alumnos, "El Barbas" (juro que él así se autodenomina... tengo otra alumna que me cae re bien y que se autonombra Satán). En algún momento de la clase de Estadística, les comenté que si seguían diciendo tonterías, iban a terminar en mi blog, que a ese paso se estaban volviendo una fuente invaluable de material. Eso, en lugar de espantar al susodicho, le resultó de lo más divertido, y ahora inclusive quiere la dirección para presumir sus "frases célebres".

    De cualquier manera, y aunque no soy una mujer de palabra, me gustan tanto que las postearé:

    Frase 1: "Mi maestra de la primaria decía: 'Daniel, si no te aprendes las tablas de multiplicar, no vas a llegar a ningún lado'. ¡Que me viera ahora! ¡Segundo cuatrimestre! In her face!"

    Frase 2: "¡Hoooola, Coppelia! ¿Me extrañaste?" (respuesta sarcástica a cargo de su servidora) "No finjas, seguro que el fin de semana, aunque sea un ratito, te preguntaste: '¿Qué estará haciendo mi alumno, el barboncito ese chistoso?' (carcajadas generales)."

    Frase 3: "Ah, yo no soy exfumador: yo soy un fumador retirado"

    ¿A poco no lo aman?

    28.2.08

    And now, for something completly different...

    Cuando aparece la Agencia del Mal (así, con mayúscula las 2, nada más porque me gusta cómo se ve) siempre se me incrementan las ganas de bloggear, y por supuesto, también los temas: si algo he aprendido es que la incompetencia me saca la bitterberri que últimamente duerme el sueño de los justos...

    En fin, que han pasado de cosas un montón y yo trabajando. Y trabajando tanto que me quedo sin tiempo de bloggear, lo cual es malo. Gracias a Dios, existe la procrastinación (amo esa palabra y siempre temo escribirla mal) y entonces, en vez de ser una maquinita que despierta, escribe reporte, va, da clase, sale de clase, come, escribe reporte, va a hacer una entrevista, regresa a casa, escribe más reporte y duerme 4 horas, (and then all over again) más bien me he dado mis breaks para leer blogs, perder tiempo en el feisbuk y pensar tonterías (eso siempre).

    En resumen súper breve (creo que ese es mi género favorito de escritura: el "breve resumen"): Mi exjefe sigue siendo un quejica que no puede hacer nada para solucionar nada... Las nuevas organizadoras son harto eficientes y forman un paquete bien chistoso (imaginen a las hadas madrinas de La bella durmiente pero en versión mexicana clasemediera, ja)... la otra chava que está haciendo entrevistas es muy, muy agradable... me recomendó una tomadora de notas que muere de ganas de maquillarme y peinarme... y ahora la noticia de última plana en la Agencia del Mal es que "estoy de regreso".

    Total, que cuando la mujer que me daba toda la chamba cuando todavía trabajaba ahí me volvió a llamar y me dijo que si estaba disponible para ofrecerme como entrevistadora para un proyecto con Cliente Despampanante... Le dije que no. Lo que ella no sabe es que ahora en diciembre hice un proyecto para él en la Agencia Fantasma, así que el lazo con el que me querían amarrar ("ya sabes que los proyectos grandes los hace con nosotros") no funciona.

    He entrevistado gente muy chistosa para este proyecto, en especial dos chavas turbocargadas, muy divertidas, muy listas y fanáticas de cosas padres. ¿Es muy weirdo pensar que podría añadirlas a mis contactos? No contesten.

    A dar clases he faltado en cantidades muy poco razonables, pero no creo que mis alumnos me hayan extrañado mucho... No me gusta dar clases de Estadística, no me gusta, no me gusta, no me gusta. Además, en la maestría mee reportaron por mal comportamiento (¡En maestría! Me sentí como en la secundaria... hasta le avisé a mi papá que si le llamaban para acusarme era por haberle dicho al profesor que si podíamos proseguir la clase después de 30 minutos de divagaciones) y no he hecho tareas. Ah, y ya aprendí a usar Illustrator. Nada demasiado master, pero ya puedo afirmar que "la curva Bezier es mi amiga" (ja).

    Voy atrasadísima con los reportes que tengo que hacer. Espero terminar 2 hoy, que sería mañana en horario Singapur (y luego me preguntan por qué se me complica la existencia... si vivo con exigencias de 14 horas de adelanto y un contacto que no sabe cuándo están ocurriendo las cosas) y ya después pelearme con la que hice ayer. Son 20 páginas con arial de 11 de cada reporte... ¡saquen sus cuentas!

    Regreso cuando termine. Mientras, cuiden el changarro y no le fíen a nadie.

    19.2.08

    Por qué no regresar tras un divorcio

    Cheryl tenía razón: las relaciones laborales son como las amorosas. Yo, por ejemplo, duré 3 meses con uno con el que no sabía bien a bien por qué quería, hasta que me di cuenta de que era por probar. De ahí, pasé a la relación con el clásico adorado, al que ves para arriba y le permites todo... hasta que te cansa ser su jerga y lo mandas mucho a la chingada. Y después me casé con uno en el mejor plan de "un clavo saca a otro clavo", pero lo que empezó siendo una relación de conveniencia (él ponía la lana, yo mantenía la casa funcionando; él pagaba mis viajes, yo corría de un lado a otro salvando sus pendejadas) terminó por volverse un divorcio necesario "justo al año de casados" (literal). Aunque al divorciarnos me dijo "pero claro que seremos amigos y seguiremos en contacto y te daré la mitad de los bienes", yo ya sabía que no tardaría nada en darme una patada, cortesía de un change of mind.

    En fin, que después de eso yo juré: "no me vuelvo a enamorar", y me dediqué a andar en plan semiformal con uno que me da mucho amor y muchas risas (pero poco$ compromi$o$). A los 6 meses de que nos divorciamos, mi exmarido reclamó que como yo tenía mi "cariñito" y que como no le podía dedicar el tiempo que él quería, cuando él quería, pues que cuícuiri. Y me retiró la palabra y el saludo y hasta tachoneó mi nombre de su agenda. Y yo no me agüité, porque resultó que al mes, el frenesí de galanes empezó a rondar. Sin prisa pero sin pausa (como ya deben de saber quienes me han leído) dejé al pretendiente milloneta y al weirdo, y me quedé con el que modestamente me prometió cosas que sonaban reales. Entre ellas, nunca me exigió que dejara al "cariñito", sino que conviven bien y hasta se platican de vez en cuando.

    Así el mundo. Resulta que ahora, un año después de que mi exmarido me retiró el saludo, una de nuestras amigas (más de él que mía, es más, casi la hija que vive con él desde el divorcio) organiza "una reunioncita". Una reunioncita tentadora, cabe decir: "ven, te voy a prestar unos libros y a contarte unos chismes y a enseñarte los secretos de la familia". Pues resulta que acepté... Y hagan de cuenta que rompí la primera regla del divorciado: si te separaste de alguien, por algo fue.

    Mi "reunioncita" salió cita amorosa, con abrazo empalaguiento y sudado de mi ex, que para colmo, me hizo cancelar citas previas con mi cariñito, me hizo perder el tiempo y se dedicó a quejarse y hablar mal de las visitas: un absoluto recordatorio de por qué le cerré la puerta en las narices la última vez que me ofreció viaje todo pagado de tres semanas por el sureste... Me lo merezco, me lo merezco, me lo merezco. Más vale que ahora el cabrón pague la pensión alimenticia y la terapia que necesitaré por andarles aceptando el proyecto...

    Lo que sí es cierto es que, después de ver a mi exmarido y condenarme (por pendeja) a una semanita a su ritmo, valoro mucho más a mi actual relación: la Agencia Fantasma rules...

    7.2.08

    Notitas

    1. Admito que vi el trailer de "Dark Knight" mitad por morbo y mitad por fan de Batman (no sé que es peor, jeje). Ahora muero de ganas de ver la peli y... chale, creo que el mejor trabajo de Heath Ledger fue precisamente su último trabajo: "instrucciones para transformar tu depresión en furia creativa".

    2. No sé si me deprime no poder escribir, o si empiezo a pensar en escribir nada más porque estoy empezando a deprimirme. Escribiría "Who cares?", pero ahora resulta que a mí me importa...

    3. Se murió una de mis maestras de la universidad. ¿Cómo me enteré? Por muchos lados, es noticia circulante. Una de esas mujeres a las que medio mundo aborreció cuando estudió con ella y que unos cuantos aprendieron a apreciar como profesora. No sé si el aprecio se generalizó a ella como persona (ahora que soy profesor sé que no es lo mismo ser "profesor" que ser "persona"). Siento desde lejos los desgarrones de vestiduras, los "era tan buena". Yo le admiré mucho la capacidad intelectual. Confieso también que lo que más me entristece de su muerte es presentir que la docencia para ella fue una salida lateral "satisfactoria", pero que no la llenó del todo. Imaginar ese velorio lleno de alumnos, colegas, familiares... pero no amigos. Tocó muchas mentes, sí. Tengo la sensación de que a nivel personal le hacía falta experimentar cosas, vivir fuera de las aulas. Pero esa soy yo y mis recuerdos de esa mujer en específico. ¿Cuánto tardarán los demás en volver a olvidarla?

    4. Las notas están muy down, juro que yo no lo estoy todavía.

    5. A los temas pendientes se le agrega mi redescubrimiento de Xalapa, el viaje a Tlacotalpan, el amor por los largos viajes en carretera y otra vez Paul Auster y la música del azar.

    6. Estoy contestando uno de esos chismógrafos musicales. Ah, qué risa...

    7. Por fin, por fin, estoy escribiendo un cuento. Ya les platicaré.

    17.1.08

    Raconteur

    Ahora sí. Al menos, el recuento.

    Durante la cena de Navidad, mi tío el de las fiestas de disfraces alocadas hizo como de terapeuta de grupo (finalmente a eso se dedicó durante un tiempo, y en realidad lo hace muy bien) y decidió sentarse con mis primos y conmigo, para después hacernos preguntas sobre nuestras visiones de vida y demás; una cosa sabrosa, pues. También nos hizo la siempre gustada pregunta "¿Qué fue lo mejor y lo peor del año que está por terminar?". Hubo respuestas de todo tipo, desde mis primos los más chavitos que han tenido un año difícil, hasta mi primhermana roomie, la optimista, que en realidad sólo halló 'buenos'.

    Para mí, como para buen adulto, la respuesta se complicó. No hubo 'buenos' separados de 'malos' con bendita obviedad:

    1. Me corrieron (así, gacho, aunque no tan gacho como ya verán) de mi anterior departamento. Eso originó que encontrara yo un departamento no tan grande, pero en mejor estado, más cerca de la universidad y sin alfombra por todos lados, con gas estacionario de ese de medidores individuales (¿alguien recuerda mis semanas de baño con agua fría porque el gas no pasaba?)

    2. Cuando se originó la mudanza, mi tía decidió que a este lugar tan chiquito ella no se venía y me dejó sola por primera vez en 2 años. A raíz de eso, mi primhermana se volvió mi vecina de habitación, yo hice por primera vez un contrato de arrendamiento a mi nombre y tuve que asumir que ahora el 'adulto responsable' soy yo. Además, me ahorré la lanzada que le dieron por no salirse a tiempo del anterior depto (yep, lanzaron sus cosas... un mes después de que yo me salí).

    3. Además, ahora tengo un menaje de casa completito que es mío y a mi gusto: comedor, sala, libreros, una estufita, alacenas que sólo tienen mis trastes y mi despensa. Mi espacio (compartido).

    4. Duré 6 meses sobreviviendo con sueldo de profesora principiante, porque en mi anterior centro de trabajo decidieron no volverme a hablar. Gracias a esa decisión, aprendí a vivir con gastos recortados, a administrar mejor mis tarjetas de crédito, conseguí dos ofertas de trabajo muy buenas, desmitifiqué a LA AGENCIA y ahora tengo un trabajo estable como freelance para la Agencia fantasma, en donde estoy trabajando muy a gusto, gracias.

    5. Además, comprendí que dar clases es mi prioridad, antes que enriquecerme enormemente trabajando para otra agencia, o que ganar fama, fortuna y prestigio.

    6. Encontré a R (o R me encontró a mí). Eso me causa una felicidad grande, y también derrames biliares, contentos súbitos, enojos megatónicos, ternurita, tedio, emoción y todas esas cosas que pueda generar ese asunto de empezar a compartir el espacio con alguien, y con miras a hacerlo durante al menos 10 años (con refrendos sucesivos abiertos). Emparejarme ha sido fuente de estrés, alegría, desesperación y angustia y emoción y paz y todo. Es muy raro y al mismo tiempo muy agradable.

    7. R trajo aparejado un universo de gente nueva, diferente, maravillosa (casi todos, jaja). De ahí están saliendo nuevos amigos que al parecer estarán aquí longtemps (al menos una de ellos ya es bien importante en este relajo que tengo de existencia). Lo que se siente cabrón es descubrir que tengo más en común con los amigos que empiezo a conocer, que con aquellos a quienes conocí hace 11 años y con los que de pronto ya tengo tan poco en común... Con sus honrosas excepciones, me llegó la fecha de saber que la gente cambia y el tipo de cariño que le tienes también.

    8. Empecé la maestría en Diseño Creativo Digital, por fin. El lado digital me tiene medio sin cuidado, pero el lado de diseño... uf. Espero terminar el próximo año y por fin poder decir que soy MDC en vez de decir que soy LAE. Eso (que es bueno) hizo que el fin del año pasado fuera más estresante que de costumbre, con maestría los sábados y clases y agencia y R entre semana (y R también los fines de semana).

    9. Ah, y esas ocupaciones (agencia, R, depto, universidad, maestría) son muy satisfactorias. Pero me quitan tiempo para ver a la gente que quiero. Mi familia ya lo resintió mucho (y yo resiento ese resentimiento y me he vuelto mucho más loner) y yo extraño mucho a mis amigas que hasta hace un año veía con una regularidad brutal de al menos una vez a la semana (o que comíamos diario juntas, por ejemplo). Entonces, siento que he crecido pero también que quiero acercarme de nuevo a mis amigas y que es mi obligación hacerme un espacio para ellas.

    10. Bueno de a madres: gracias a R y sus amistades raras, nos cayó un proyecto... en pleno fin de año. Escribimos un librito a 2 manos (3 si contamos que M nos ayudó en nuestra hora de necesidad, con todo y que también andaba como lurias), sobre una de nuestras pasiones en la vida (comer) y fuimos muy felices. El único inconveniente fue el tiraje reducidísimo y que no 'circulará', sino que la asociación que lo pidió lo regalará a sus agremiados... así que sólo tenemos 2 ejemplares. No llegué a los 30 sin escribir mi primer libro... Y con R... Ahora sólo nos falta plantar el árbol... El hijo puede esperar, bien, gracias ;).

    En fin, que ese es un buen recuento del narrador (raconteur) y un buen resumen de mi 2007. El 2008 pinta bien, o al menos eso espero. Sé que traerá sorpresas y maravillas y dolores y quebraderos de cabeza y emociones. Así es la vida, o al menos la mía, y me encanta.

    Todavía faltan más aventuras, pero esas después. Ahora debo ir a la regadera, al banco, al mercadito y a la Agencia fantasma, en ese orden...